lunes, agosto 09, 2004

Quiero Ser Común

Rasqué la tierra con mis manos. Subi casi sin oxigeno alrededor hasta la superficie. Sali morado por la falta de aire. Mis labios tenian el vigor de quien vuelve de la muerte. Rojos!
Y mis ojos enfurecidos por la migaja de venganza que me quedaba por terminar*.
De contarles claro de que no salgo a respirar por propia voluntá.
Que imagine que dejandolo ser, se caería a pedazos, digo el sonido babasonico del ultimo año.
Aun asi, sounds good, y la comida para perros siempre me ha gustao...jajaja ná que ver!
El crackeo de esos (scooby) snacks dentro de la boca del hueso ajeno hecho polvo me podía.
Recuerdo que una vez, era chiquito, habian venido los del circo de moscu. En la puerta de dicho circus habia promotoras (nada que ver con las de hoy, posmo gatubelas con "marcas top" en las visceras) con paquetitos de doggies, comida para perros.
Esa fue la función, ver a las gimnastas, malabaristas y contorsionistas eslavos, ortodoxos; yo comiendo comida para perros de argentina.
Claro que era tan peque que no sabía que ellos, la pasaban peor en las tierras de los zares (jeje History Channel, fah!) a punto de caer el muro de berlin, cagandose de hambre con los estertores del comunismo progre (?).
Hummm, a nosotros nos iría parecido con el alfonsinismo y su matufia terminando
los gloriosos 80´s...
La cosa es que ese circo volvía una y otra vez al pais. Un pena de destreza aérea.
Con aquellos mismos cumpas de primaria, nos rateabamos del cole.
Una de aquellas veces, en alguna distante tarde sepia de mi memoria, nos subimos a un hermoso y frondoso arbol de moras, claramente nos creimos pitufos con alcachofas pues, no nos descolgamos hasta el anochecer...
Luego de gordos, hinchados como estabamos, no podiamos bajar.
El arbolito depredado por tres monkis humanos no daba más, asi que por piedad, comenzamos a caminar a ningun lugar, tambaleandonos de nauseas, por haber comido, sin haber lavado ninguno de los frutos del Dios de las Moras, de aquel bendito arbol. Eramos 3´s.
A las pocas cuadras nos estabamos vomitando entre nosotros.
O cerca, fulminandonos de la descompostura de aquellos tallos verdes, de los frutos dulces, femeninos, de la naturaleza porteña en el Sur de la Ciudad de Buenos Aires.
Tenia 12 años.

Hoy a los 30, no me importa lo sucedido. Pero lo viví y lo recuerdo como algo maravilloso.
Cuando digo que no me importa lo que me paso, miento de una forma muy peculiar:
claramente lo inasible es supremo para mi, se fue y me hace sentir impotente. Punto.
Pero es que todo lo que se va, me deja el sabor de saber que no puedo modificar nada de lo sucedido.
Hice muchas cosas malas. Peores que malas.
Muchas de ellas malvadas.
Aun soy maligno.
No me interesa.
--------

*Mientras termino la presentacion del MOI (manual op. interactivo) de la nueva ford hybrid 2005 para un cliente, escucho tipo mantra hace toda esta semana el tema de Adicta, "común".
Me fascina. Aun no se por qué.

--------
Con el clamor de la indiana sureña, aka druida en pleno trance pasteño de estas mesetas urbanas (SurSonique), pense, imagine, el viejo video thriller de miguel jackson, luego vi pasar a Uma T. saliendo de su pseudo tomb, en Mata a Bill 2. Pero nada de eso sirve si estas, como yo, sha en plan criminal viendo films como Wrong Turn con eliza dushku (como me gustas!), o al final de la escalera con C. scott de los 70´s, o simplemente sumergirse en la melange erotica de la casa de los 1000 muertos de rob zombie (una merd en carro!).
Estaré muerto como me han dicho cerca de las 52 novias que alguna vez toqué?
Estoy tan desconectado de las emociones que no puedo sentir el tacto de mi mujer luego de 12 años de sezzo? Hummm
Aún disfruto de las cosas comunes.

Quiero ser común.
A veces.

Vagamundo por el mundo. Mejor caminar.

Les dije sha antes que ahora acerca de ver El Efecto Mariposa? Its great movie for sundays.
El Sueño de Ibiza debes ver. Más soñar es un deber,

Juan en Plan Kenobi. Que saluda a todos, todas.