sábado, septiembre 17, 2005

The Abritta´s

Por mi sangre corre vena Abritta.
Inmigrantes italianos venidos de
Reggio Calabria, al sur de italia, no huían de la pobreza y ni de la primera guerra mundial, allá por el principio del siglo XX.
Cuenta la leyenda que mi bisabuelo era masón, Don Juan Bautista Abritta, y la logia a la cual pertenecía lo envió por motivos que desconocemos, al ex Reino protectorado Inglé de Portugal en SudAmerica, ahora Brasil.

Luego sigue contandonos la leyenda que estuvieron unos años en Brasil (esta foto esta sacada en Sao Paulo), donde nacieron un par de hermanos (tios abuelos mios) de mi abuela y ella misma, para finalmente establecerse en Azul, en la Provincia de Buenos Aires. De ahi a Mataderos, Ciudad de Buenos Aires.

A los pies de la escalera, la mamá de mi mamá, Gilda Gisella.
Con su madre más arriba Rosa Rossina Genoveva Intrieri (mi bisabuela), la tía Leticia.

Leticia vivía allá por Paso del Rey, Moreno, tenía una casa re linda, con una panadería que hacía panes riquissimos, recuerdo que nos levantaban temprano para probarlos calentitos.

Los otros dos creo que son un empleado de la carpintería y el Tio Juan.
El "tio Juan", el muchacho de camisita de marinero, fue el que me regalo mi primera hondera a los 11 años, con la cual hice mucho lio en el barrio de mi infancia (hasta que mom me la tiro por el piso 12 y jamás la volvi a ver). La que tengo ahora, me la hice en San Bernardo 2002 y ni te cuento lo potente que es.
Cuando el tio Juan me regaló la honda, él era mooy viejito (le faltaba un ojo que se lo saca con una piedra de contornear madera), fue uno de los primeros hermanos de mi abuela que se murió allá por 1983/4 -el más primerissimo fue Alfredo al cual no conocí pero quizás si él a mi-, luego le toco a Venicio y más luego en los noventas al tio Alfonso, todos ellos una masa de copados.

{Gracias má por el aporte a la identidá.}