sábado, enero 14, 2006

Ultra Me

Voy a pasarme el resto de la vida {las que me quedan} lamentando las desiciones que tomo y he tomado, bajo el influjo lunar de mi dopamina. Aquel ritmo que vibra exclusivamente en un vaivén de adicción a ese estado, que se llama enamoramiento.
Hasta te diría que los protagonistas ni interesan. Casi mirá...

O no.


*****
Y qué lindo es.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Sugerencia de mi abogada: No se puede enjuiciar a cobardes Anónimos que se esconden detrás de una pantallita. A ver si sos tan valiente de comentar algo con identidad. Vamos!