viernes, enero 05, 2007

Sinceramente

La gente a la que le caigo mal, me cae muy muy mal.
Aunque viste cómo es Joao, como los tumores, me puedo volver benigno y de repente darte una oportunidá.

O no.