martes, octubre 28, 2008

Oscar Niemeyer


Ya publiqué antes algo irrelevante con aires de importancia sobre mi arquitecto favorito.
Curiosidá que me gusta mucho más cómo piensa, que su lapiz.
Aunque si la pensás bien, no se puede separar pensamiento, de la obra.
Y su obra mencanta.
Así que dale>