sábado, agosto 14, 2004

Hagamos de Casualidá.

Todo es casualidá para mí, hasta que le cazás la onda extremadamente peculiar de conocer sus nexos racionales a los eventos que se suceden, o al menos las probabilidades de que algún acontecimiento tenga una explicación.
O sea, hablando mal muy mal y pronto, mientras te cierre de algun modo. Creo fervientemente en la casualidá, no quiero que nada tenga una explicación, quiero disfrutar de la vida misteriosa, momento a momento. Sino me aburriría de sobremanera. Ahora bien, para alguna gente, la causalidá existe, allá ellos.
Mi vida tiene sabor así. Sin preguntarme mucho el porqué de todo.
Antes, como buen gemini, de infante / niño /adolescente desarmaba todo para ver que tenía adentro, rompía incluso a sujetos, abría animales, transformaba cuanto material tenía en mis manos, armaba nuevos robots. Ahora lo sigo haciendo y más aun, pero con una entrega y frenesí mooy distintos, hace rato que disfruto de la viá asi como viene, si no me gusta, pues bien, sigo de largo, nada me detiene. Nada.
Y si anda, lo que sea que ocurra, pues estamos en Vibra, dejalo ser decía Juan Lennon...
Maldito Duende...que poder que tiene aun that song! Es de los Heroes claro.